Productores de café podrían restringir ventas por bajos precios

Productores de café podrían restringir ventas por bajos precios

Por Isis Almeida, Mai Ngoc Chau y Fabiana Batista de Bloomberg

Hoang Thi Thom, dueña de una plantación de café en Vietnam, el segundo productor mundial del grano, no está muy entusiasmada por vender la cosecha de este año.

Con la caída de los precios del café robusta que ella cosecha del 18 por ciento en 2017, Thom ha vendido solo una pequeña parte de las 6 ó 7 toneladas métricas que espera obtener esta temporada. El resto planea guardarlo hasta después de las festividades del Tet, que celebran el año nuevo lunar a mediados de febrero.

“Sufriríamos una gran pérdida si vendemos los granos de café a este precio por los suelos”, dijo Thom, quien tiene su plantación en Dak Lak, la provincia de mayor crecimiento de Vietnam. “El resto de mi cosecha creo que la venderé en febrero, después del Tet”.

Thom no es la única. A más de 17.000 kilómetros de distancia, en el mayor productor del mundo, Brasil, el agricultor João Luís Carneiro Vianna está reservando la mitad de su cosecha de café de este año, por encima del 30 por ciento usual. El precio de los granos de arábiga, más costosos y con un sabor más moderado, que él produce, ha caído un 8 por ciento este año.

Tal reticencia para vender a unos precios demasiado bajos por agricultores con suficiente capital en Brasil y Vietnam podría frustrar las apuestas de los especuladores, que esperan que un exceso de oferta debilite aún más el mercado. Las perspectivas de mayores cultivos en Vietnam este año, una cosecha abundante en Brasil en 2018 y el superávit resultante han llevado los precios a la baja.

Export Trading Group (ETG) anticipa un superávit de 5,5 millones de sacos en 2018-2019, dijo Erick Llull, jefe de investigación de café en la empresa en Suiza.

“Estos son dos países donde los agricultores son más sofisticados”, señaló José Sette, director ejecutivo de la Organización Internacional del Café, en una entrevista en la ciudad de Ho Chi Minh. “Los precios actuales no son atractivos para los agricultores. No hay entusiasmo por vender rápidamente”.

Se espera que la producción vietnamita aumente entre un 5 por ciento y un 10 por ciento, con un repunte después de que fuertes lluvias afectaran la cosecha el año pasado, según Intimex Group, el mayor exportador del país. En Brasil, los operadores esperan que la producción aumente debido a que los arbustos de arábiga entrarán en su fase de mayor rendimiento en un ciclo de dos años y medio. Algunos incluso apuestan por una cosecha excepcional, con un récord de producción.

Si bien los aumentos en ambos países podrían revertir una escasez que ETG estima en 3,1 millones de sacos en la temporada que comenzó en algunos países el 1 de octubre, la acumulación podría retirar temporalmente un excedente en el mercado. Una parte también sería utilizada para reponer existencias disminuidas tanto en Brasil como en Vietnam.

Los inventarios de café en Brasil caerán 61 por ciento a 1,04 millones de sacos a junio de 2018, según el exportador Comexim Ltda., en la ciudad brasileña de Santos. En Vietnam, los inventarios cayeron 69 por ciento a 1,81 millones de bolsas al final de la temporada pasada, su menor nivel desde 2011-2012, estima el Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *